La sentencia del TJUE que abre la puerta a la reclamación de la comisión de apertura de los bancos.

LinkedIn Pinterest Tumblr +

Estamos acostumbrados a que los Bancos apliquen cláusulas abusivas en los diferentes contratos de préstamos que ofertan a sus clientes, y que, por desgracia, los clientes asuman ese abuso porque tienen una necesidad muy concreta: obtener crédito.

Ahora, con la nueva sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se abre la posibilidad de que los clientes puedan reclamar a los Bancos esa comisión de apertura que aplicaban por el simple hecho de contratar una hipoteca. El TJUE ha cuestionado dicha cláusula y la tilda de abusiva, de igual forma que ha dictaminado que todos los gastos de las cantidades pagadas en concepto de gastos de hipoteca, en base a una cláusula abusiva, deben ser devueltos al consumidor. Eso sí, deja una pequeña grieta para los Bancos ya que existe una salvedad, y es que el derecho nacional disponga de lo contrario.

Es decir, según el Tribunal de Luxemburgo, todos los gastos de constitución y cancelación de una hipoteca (ligados a las comisiones por constitución o cancelación), si se declaran abusivos, se tienen que devolver al cliente. Eso sí, la directiva del TJUE no es contraria a que dichos gastos sean compartidos en cierta medida si la normativa nacional así lo permite.

Podemos afirmar que el Tribunal Supremo y los Bancos, en general, han quedado en entredicho ya que la directiva del TJUE indica que los Bancos deben devolver con retroactividad total, el coste de los gastos de constitución de las hipotecas cargados íntegramente al consumidor si la cláusula que los impone es declarada abusiva.

La norma nacional española ya define cómo se deben repartir esos gastos y, por lo tanto, se debería devolver una media de 1.600€ a cada contratante de una hipoteca que hubiese soportado la famosa cláusula de apertura. Además, estamos hablando que los bancos deben devolver:

  1. El 100% de los gastos registrales.
  2. El 100% de los gastos de tasación.
  3. El 100% de los gastos de notaría.
  4. El 100% de los gastos de gestoría.

Por otro lado, todavía existe un importante gasto, el de Actos Jurídicos Documentados que no se podrá reclamar. Eso sí, el banco deberá demostrar que informó de manera clara y transparente acerca de este tipo de cláusulas. Queda claro que estas cláusulas eran “deglutidas con resignación” por parte de los consumidores, ya que, de lo contrario, la hipoteca no era concedida.

¿Alguien fue informado acerca de cómo operaba este tipo de cláusula?

Desde Duran y Duran Abogados pensamos que esa información no se facilitó nunca ya que era un abuso que se daba por sentado.

Por lo tanto, estamos frente a dos posturas antagónicas, la del Tribunal Supremo que declara no abusiva la cláusula de apertura y cancelación y, por otro lado, la del TJUE que declara que estas cláusulas sí que son abusivas.

Lo que está claro es que la cláusula de apertura y de cancelación no pueden considerarse una prestación esencial de un préstamo hipotecario por el simple hecho de estar su coste incluido en el total de dicha hipoteca.

En este sentido, si un consumidor debe incurrir en gastos procesales, es decir, interponer una demanda contra el Banco para reclamar su dinero, y se estima su demanda íntegramente, el juez condenará en costas al Banco. Y, por tanto, el cliente no deberá asumir los costes judiciales aunque la nulidad no le devuelva todo el dinero que demandó.

Por lo tanto, si quieres recuperar entre el 0,5% y el 2% que, posiblemente, pagaste de más cuando constituiste tu hipoteca, ponte en contacto con nosotros.

Recupera tu dinero.

Compartir

About Author

Avatar

Comments are closed.